Sin duda que el ex Presidente Alan García ya había entrado a las páginas de la Historia por su vida política. 2 veces presidente del Perú en representación del partido APRA, a los 36 años la primera (1985-90) y luego del 2006 al 2011, con resultados muy disímiles: una desastrosa primera gestión que dejó al país sumido en una profunda crisis económica y de seguridad con el terrorismo de Sendero Luminoso y el MRTA; para después redimirse con el segundo gobierno, en el cual se consolidó el modelo de desarrollo de una economía abierta, que disminuyó en forma importante la pobreza y generó altas tasas de crecimiento que se han mantenido hasta hoy y han transformado a Perú.

Sin embargo a ese relato se sumó el suicidio, al pegarse un tiro cuando lo fueron a detener, en el contexto de una investigación por corrupción derivado del caso Odebrecht.

Ese acto radical fue explicado en una carta que se dio a conocer tras su muerte, y sería una protesta contra lo que consideró una persecución injusta e implacable, que buscaba humillarlo a él y a su partido, el APRA.

Todo lo que sucedió queda ahora entregado a la Historia y su dictámen.

Para leer distintos puntos de vista sobre el ex Presidente:

Muerte y vida de Alan García, por José Antonio García Belaunde

El suicidio de Mozart de Jaime Bayly

Presidente Alan García por Soledad Alvear

Columna de Mario Vargas Llosa: Alan García